Menu

NUTRICIÓN Y SALUD

La alimentación es la base sobre la que se sustenta la buena salud de los individuos. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad y aumentar la vulnerabilidad frente a determinadas enfermedades (enfermedades cardiovasculares, diabetes, reuma, cefaleas, párkinson, cáncer, osteoporosis, hipertensión, colesterolemia, triglicericemias, dermatitis, celiaquía, estreñimiento, diarreas, intolerancias).

 

Al igual que una alimentación incorrecta propicia la aparición de enfermedades o las complica, el restablecimiento de unas correctas pautas de alimentación mejora el estado de salud, disminuyendo la sintomatología adversa y aumentada la calidad de vida.

 

Restituir unos hábitos alimenticios correctos y seguir una nutrición sana y equilibrada, que nos devuelvan la salud, requiere de un cambio de actitud y un importante grado de compromiso, para lo que se hace imprescindible la ayuda de un profesional que nos guie en el camino de retorno a la salud.